MAYO 16

1814 El Cabildo de Santiago acuerda designar al comodoro James Hillyar regidor perpetuo de la municipalidad de Santiago, por su participación como mediador en el tratado de Lircay, firmado el 3 de mayo de 1814.

1879 A bordo de su buque insignia y antes de zarpar con destino al Callao, el comandante en jefe de la escuadra escribe al ministro de Marina que su viaje tiene por objeto: atacar, y si es posible, batir a la flota peruana surta en dicha rada. Para la realización de ese plan, sale con los dos blindados, las dos corbetas gemelas, el “Abtao”, la “Magallanes” y el “Matías Cousiño”, dejando a la “Esmeralda” II y la “Covadonga” a cargo de un bloqueo que no se cree autorizado a suspender. Al recibir sus últimas instrucciones, y un sobre cerrado que debía abrir cuatro días más tarde, el comandante de la “Esmeralda” II le respondió:

“Si viene el Huáscar, lo abordo”.

El documento abierto el 20 de mayo, permitirá a Prat saber el objeto perseguido por el almirante Williams y, por ende, comentar a sus oficiales en la cámara de la corbeta en horas de esa tarde: “Mañana será un gran día para Chile”.

Desde Iquique, el cirujano de la goleta “Covadonga” escribe a sus condiscípulos de la Universidad sus impresiones de la vida a bordo de los buques estacionados en el puerto peruano, relatando los movimientos tácticos desarrollados mientras la escuadra estuvo reunida en ese lugar. Un proyectil disparado cinco días más tarde por el “Huáscar”, le causará una mortal herida mientras encamine sus pasos a la enfermería de combate del buque, quitándole la vida al amputarle ambas piernas.

Al momento de partir la escuadra rumbo al Callao, la dotación de la “Covadonga” la integraban su comandante el capitán de corbeta Carlos Condell, los tenientes primeros Manuel Orella y Demetrio Eusquiza, el teniente segundo Estanislao Lynch, el guardiamarina Miguel Sanz, el cirujano primero Pedro Videla, el contador tercero Enrique Reynolds y el ingeniero jefe Severo Coros, cuyo personal de máquinas eran el ingeniero tercero Protacio Castillo y los aprendices mecánicos Ramón Rebolledo, Roberto Osorio y Arturo Olid. Jefe de la guarnición de Artillería de Marina era el sargento primero Ramón Olave, cuya gente en la acción del 21 de mayo cuidará y defenderá la bandera de la goleta.

1896 En las islas de Juan Fernández, decrétase la prohibición de pesca de langosta en los meses de septiembre a enero de cada año.

1958 Fallece el último sobreviviente de la “Esmeralda” II, Wenceslao Vargas Rojas, quien participó como grumete en el combate naval de Iquique. Los restos de quien por disposición de gobierno y estando retirado de la institución, fue agraciado con el grado de vicealmirante, permanecen en la cripta de la plaza Sotomayor de Valparaíso.

En la obra arquitectónica inaugurada el 21 de mayo de 1886, además de los restos del comandante Prat, del teniente Serrano y del sargento Aldea, que fallecieron durante o a consecuencia inmediata de la acción ocurrida el 21 de mayo de 1879, yacen sepultados otros diecinueve combatientes de las Gestas de Iquique y Punta Gruesa.

De la “Esmeralda”, los vicealmirantes Luis Uribe, Arturo Wilson y Wenceslao Vargas, los contraalmirantes Francisco Sánchez, Vicente Zegers y Arturo Fernández Vial, el teniente coronel AM Antonio Hurtado, el contador primero Juan Goñi, el cirujano primero Cornelio Guzmán, el ayudante de cirujano Juan Germán Segura, el ingeniero segundo José Vargas, y el ingeniero civil Juan Agustín Cabrera.

De la “Covadonga”, el contraalmirante Carlos Condell, los capitanes de fragata Manuel Orella y Demetrio Eusquiza, los capitanes de corbeta Estanislao Lynch y Enrique Reynolds, el cirujano primero Pedro Segundo Videla y el teniente de ejército Arturo Olid.