OCTUBRE 20

1883 Tratado de Ancón, mediante el que se pacta la paz entre Chile y Perú. El gobierno de Lima cede al de Santiago, perpetua e incondicionalmente, la provincia de Tarapacá, acordándose que las provincias de Tacna y Arica continuarán poseídas por Chile y sujetas a la legislación y autoridades chilenas durante el término de diez años. Expirado este plazo, un plebiscito decidiría por votación popular si el territorio de las referidas provincias queda definitivamente del dominio de Chile, o continúa siendo parte del territorio peruano. En el acuerdo que pone término oficial al estado de guerra entre las dos repúblicas, una gran importancia tiene la gestión cumplida desde el 4 de  marzo de 1881 el almirante Patricio Lynch, jefe que durante tres años y dos meses dirigió con notable acierto la administración del territorio ocupado por las armas chilenas.

1890 Ante la queja planteada por el ministro de Gran Bretaña en Chile por el accidente sufrido por el vapor “Cape Finisterre” en la bahía de Arauco, el director de la Oficina Hidrográfica informa haber informado oportunamente la instalación en el cabezo norte de la isla Santa María, en diciembre de 1887, de un faro para uso de los buques que se dirigen a Lota y Coronel. Dicho dato había sido recibido conforme por los almirantazgos de Londres, Berlín y Pola en Austria, y por los servicios hidrográficos de París, Génova y Madrid, según se desprende de las publicaciones hidrográficas de dichos países.

1904 Después de haber firmado el 4 de abril de 1884 un pacto de Tregua Indefinida, los gobiernos de Chile y Bolivia suscriben un tratado de Paz y Amistad, restableciendo las relaciones diplomáticas. Además de comprometerse a respetar los límites definitivos entre ambos países, se pacta la construcción del ferrocarril de Arica a La Paz, por  cuenta de Chile, quien reconoce a Bolivia el derecho de libre tránsito comercial por su territorio y puertos del Pacífico.

1913 Muere en Santiago el capitán de navío Luis Pomar Avalos, guardiamarina nombrado el 9 de enero de 1856 que en sus casi 50 años de servicio destacó como gran hidrógrafo.Comandante de la “Pilcomayo” en 1885, mientras exploraba la costa de Tarapacá y Antofagasta, levantó las caletas de Taltal, Botija, La Chimba, Abtao, Constitución, Errázuriz, Lagarto, Gualaguala y Michilla, además de las bahías de Antofagasta y Mejillones.

1967 La Escuela de Grumetes de la isla Quiriquina toma el nombre de “Alejandro Navarrete Cisternas”.